Feliz 2023, caminemos juntos por nuestro proyecto

Feliz 2023, caminemos juntos por nuestro proyecto

Finaliza un nuevo año, en el que nuestra organización sigue cumpliendo los retos que nos marcamos en nuestro IV Congreso Nacional, habiendo superado los 700 delegados y delegadas repartidos por todo el territorio aragonés.

El 25 de mayo de este 2022 nuestro sindicato cumplió 20 años, estando en el mejor momento de nuestra historia; tanto en afiliación, como en representación. El cual lo celebramos con un acto que realizamos el pasado 20 de diciembre donde nos acompañaros sindicatos amigos como son: ELA (País vasco y Navarra), Intersindical Cataluña (Cataluña), CIG(Galicia) e Intersindical Valenciana (País Valenciano).

Durante este año hemos sido testigos de la puesta en marcha de la última reforma laboral, que no solo no derogo los aspectos más lesivos de las dos últimas, sino que ha cronificado la precariedad a través de los contratos a tiempo parcial o fijos discontinuos y ante este ataque hemos sido el único sindicato en Aragón que está plantando cara y hemos alzado nuestra voz contra esta último ataque contra  clase trabajadora; realizando jornadas explicativas, diferentes documentaciones y finalizando en una manifestación por las calles de Zaragoza, donde participaron más de 400 personas.

En cuanto a negociación colectiva podemos asegurar que donde OSTA tiene representación en las mesas negociadoras, las condiciones son mejores.

Por primera vez, nuestro sindicato formo parte de las mesas de negociación de los convenios autonómicos de Técnicos de apoyo de educación infantil y clínicas privadas, y en el del Transporte de Mercancías y logística de la Provincia de Zaragoza, obteniendo también la representatividad suficiente para negociar próximamente el de Transporte de viajeros de la provincia de Zaragoza, sumado a los muchos convenios provinciales o de empresa en los que ya éramos representativos; como la limpieza, comercio, hostelería…

En cuanto a Aragón, hemos seguido tejiendo alianzas con diferentes organizaciones aragonesistas, realizando diferentes actos conjuntos como los celebrados los días 23 de abril o 20 de diciembre.

En el ámbito internacional, también hemos seguido trabajando en seguir compartiendo experiencias o análisis con sindicatos del País Vasco y Navarra, Cataluña, Galicia, País Valenciano, Sahara o Uruguay entre otros.

Por último, os deseamos que el año que viene se puedan cumplir vuestros sueños y podamos seguir caminando juntos por este proyecto aragonesista que es OSTA.

Caminaremos hasta el momento en que las manos sean fraternidad:
de pueblo a pueblo, de isla a isla, de casa a casa, de ciudad a ciudad.
De viejo a joven, de amor a amante, de padre a hijo, sea de verdad.
Caminaremos hasta el instante en que la lluvia crezca la libertad.
Caminaremos hasta la aurora en que en el viento renazca la igualdad.
Caminaremos hasta el momento en las manos sean fraternidad.

José Antonio Labordeta

Transformando el sindicalismo en Aragón a través de la Caja de Resistencia

Transformando el sindicalismo en Aragón a través de la Caja de Resistencia

Seguramente mucha gente piense que estamos de broma, o que estamos poniendo en marcha una estrategia comunicativa para dar la nota. Pero mejor que se vayan haciendo a la idea de que no es así. la caja de resistencia de OSTA es una realidad; es fruto del compromiso que tenemos en la organización por mejorar las condiciones laborales de las personas que viven y trabajan en Aragón; ni más, ni menos.

Es cierto, y no lo vamos a negar, que este compromiso sienta su base en una visión estratégica de la anterior dirección sindical de OSTA que, en su momento, tuvo la audacia de establecer una planificación económica que hoy nos permite hacer realidad aquello que nos propusimos cuando decidimos dar este paso, y que a su vez, es la mejor muestra de nuestra independencia política y económica.

Por ello, hoy podemos decir que “hemos cumplido el objetivo” que nos pusimos en este IV Congreso Nacional – Enta Debant, puesto que ya tenemos operativa la CAJA DE RESISTENCIA.

En primer lugar es importante resaltar que, el desarrollo y puesta en marcha de la misma, hunde sus raíces en un interesante proceso de debate y aprendizaje que ha tenido lugar en dos fases: en un primer momento entorno al enriquecedor dialogo y aprendizaje a partir del conocimiento de las experiencias de sindicatos de otros territorios; como la experiencia vasca, a través de ELA Sindikatua o la experiencia gallega, a través del sindicato CIG. Pues ambas organizaciones ya tenían articulada esta herramienta y nos facilitaron información y útiles consejos.

En un segundo momento, tuvieron especial importancia los debates que mantuvimos dentro de la organización, tanto en la Comisión Ejecutiva Nacional como en el Consejo Nacional, e igualmente en todas aquellas conversaciones con las personas afiliadas que se interesaron por el proceso. En todos estos debates se respiraba ilusión, compromiso y ganas de potenciar nuestra labor; porque desde el inicio, sabíamos que íbamos a dar un paso más allá para transformar el sindicalismo en Aragón y hacer sindicalismo con mayúsculas.

Las personas que militamos en esta organización tenemos claro que invertimos nuestros esfuerzos en la construcción de una fuerza sindical transformadora, que no apuesta por el diálogo social institucionalizado, como vía para mejorar las condiciones laborales. Y que, por lo tanto, tiene claro que, a veces, el camino pasa por la confrontación. Por esto mismo, nuestra propia evolución y trabajo nos ha traído hasta este punto, por ello ahora se pone en marcha un instrumento para dar entidad y fuerza a esa confrontación, que apoye a nuestra afiliación cuando deba hacer frente a situaciones de conflicto sindical frente a los poderes económicos.

En cualquier caso, debemos ser conscientes de que lo que acabamos de poner en marcha es una herramienta basada en los principios del sindicalismo histórico. Una herramienta de lucha, de confrontación directa, ideada para ganar derechos, para que nuestra gente está cubierta ante las huelgas y pueda ejercerlas de forma consciente y efectiva.

Esto es algo que tuvimos claro durante el proceso de debate y por ello enseguida llegamos a la conclusión de que debíamos construirla en base a los principios de solidaridad y apoyo mutuo. Lo que en la práctica quiere decir que las afiliadas de OSTA, a través de nuestra cuota, aportamos un importe de la misma para generar ese remanente que podemos necesitar en el futuro. Para que los y las compañeras que decidan poner en marcha una huelga puedan hacerlo con las máximas garantías, con una mayor seguridad y por lo tanto, con una mayor capacidad de negociación.

Seremos muchas las que aportemos a este fondo y nunca hagamos uso directo de él. Pero sabemos que, gracias a nuestra cuota, habrá personas que mejoraran sus condiciones laborales y si algo nos deja claro la historia es que, cuando unos mejoran, el resto también lo hacemos directa o indirectamente. Cuando una organización gana procesos y tiene capacidad de confrontación demostrada, genera una inercia que va a permitir mejorar su capacidad de negociación y conseguir de forma más fácil y segura las mejoras en las condiciones laborales que persigue.

Ese principio de solidaridad también se concretará en que las personas afiliadas y que coticen con una misma cuota, recibirán una misma ayuda económica para el apoyo de la huelga, independientemente del centro de trabajo y del sector en el que se aplique.

Conforme avancemos, la caja de resistencia se irá convirtiendo en un instrumento cada vez más fuerte, imprescindible y eficaz para los intereses de los y las trabajadoras en Aragón. Será clave en presentes y futuras negociaciones colectivas y en aquellos conflictos que se produzcan. Tenemos la certeza de que así será, y por ello lo defendemos con orgullo.

Es curioso que, en las últimas fechas, los sindicatos institucionalizados busquen endurecer su discurso, ante la situación de crisis económica, social y política que estamos viviendo. Y es que el “salario o conflicto” o el “otoño caliente”, está muy bien como lema, pero sin hechos que lo refuercen se queda en un mero lavado de cara. Porque los mismos que amenazan con protestas son los mismos que con sus acuerdos nos precarizan cada día más. Son los mismos que acordaron con la patronal y el Gobierno una reforma laboral que consolidaba los aspectos más lesivos de las anteriores reformas laborales, por las cuales se secundó varias huelgas generales.

Los movimientos sindicales debemos ser leales a nuestra clase y estar a la altura de los procesos históricos en los que se inserta nuestra labor. Debemos tener la capacidad de mirar fuera de nuestras estructuras para empezar a desarrollar una acción sindical que ponga a la clase trabajadora en el centro del tablero. Y es que esto, aunque parezca obvio, muchas veces queda relegado y a la zaga de otros intereses orgánicos, económicos o electorales.

Por ello desde OSTA tenemos claro que solo impulsando y creando este tipo de herramientas, crearemos conciencia de clase entre las clases populares y tendremos la oportunidad de transformar nuestras sociedades, con la finalidad de vivir en mundo más justo, para todas y todos.

Serchio Tella Barcelona
Secretaría de Organización

Más de 500.000 firmas en la ILP para la regularización extraordinaria de migrantes

Más de 500.000 firmas en la ILP para la regularización extraordinaria de migrantes

El pasado 21 de diciembre unas cien personas se concentraron frente al Congreso para celebrar haber superado las 500.000 firmas necesarias para tramitar una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que consiga regularizar en el Estado español a más de medio millón de personas migrantes.

Integrantes de 900 colectivos hemos trabajado de forma conjunta para conseguirlas, con el lema: «La lucha colectiva nos trae hasta aquí, exigimos la aprobación de la ILP«, dimos las gracias a las más de 14.000 personas que de forma anónima han ayudado a que esta recogida fuera posible.

Desde OSTA hemos colaborado recogiendo firmas en nuestras sedes, en los centros de trabajo, en cada asamblea, reunión y concentración. Como el pasado 1 de mayo, que conseguimos durante la jornada más de 200 firmas tras la manifestación en la que recorrimos el centro de la capital maña.

También por ello queremos dar las gracias a nuestra afiliación y simpatizantes, sin todo su trabajo voluntario esto no hubiera sido posible. Fuimos la primera organización aragonesa en prestar sus sedes como punto fijo en Aragón y la que más firmas (958) ha conseguido.

Ahora, mientras la Oficina del Censo Electoral ratifica las más de 700.000 firmas entregadas, esperamos que todo el esfuerzo sea recompensado. Exigimos a las fuerzas políticas compromiso y valentía para llevar a cabo la ILP. En los próximos seis meses debe celebrarse un debate parlamentario para que estas personas puedan por fin obtener derechos. Algo tan necesario, como abrir una cuenta bancaria, trabajar dignamente o firmar un contrato de trabajo, les es vetado.

Mientras la extrema derecha esgrime sus opiniones como si fueran argumentos contrastados, los datos muestran que regular es lo más humanitario y apropiado para el conjunto del Estado. Nos sobran las razones para colaborar en un proceso que es un desafío demasiado grande para ser ignorado.

En España se calcula que residen de manera irregular entre 475.000 y 514.000 personas, de las que seis de cada diez son mujeres y una tercera parte menores de edad. La irregularidad constituye un poderoso factor de vulnerabilidad y un determinante de los derechos más básicos de las personas. Impide el adecuado acceso a la justicia para las víctimas, limita el derecho a la salud y la educación, multiplica las posibilidades de vivir en la pobreza y deja al trabajador y trabajadora desprotegidos frente a la explotación. La regularización beneficia al conjunto de la ciudadanía. Los trabajadores y trabajadoras en la irregularidad pagan impuestos indirectos a través de su consumo. Sin embargo, su estimación les impide aportar fiscalmente más de 3.500 euros al año.

Se ha hecho antes. Regularizar la situación de personas migrantes se ha gestionado recientemente con las personas refugiadas del conflicto en Ucrania, quienes tras el estallido de la guerra tendrán acceso a permisos de residencia y trabajo en España.

Por todas estas razones, desde OSTA decidimos colaborar en el proceso que RegularizaT y Esenciales había comenzado, comprometiéndonos con una de las 5 iniciativas populares que más apoyo ha conseguido en nuestra historia democrática. Es urgente que medio millón de personas extranjeras que ya viven y trabajan en España obtengan la documentación necesaria para poder acceder a derechos laborales, vivienda digna, cobertura sanitaria y educación.

Secretaría de Movimientos Sociales

Revalidamos la mayoría absoluta en el Ayuntamiento de Caspe

Revalidamos la mayoría absoluta en el Ayuntamiento de Caspe

El pasado martes 13 de diciembre se han celebrado las elecciones sindicales en el Ayuntamiento de Caspe. Al proceso electoral estaban llamados a participar más de 100 trabajadores y trabajadoras.

El sindicato ha vuelto a revalidar por cuarta vez consecutiva la mayoría absoluta en el Comité de Empresa del personal laboral, volviendo a ser una vez más el sindicato más votado, obteniendo 5 de los 9 representantes sindicales que se elegían.

Una legislatura más, los trabajadores y trabajadoras del Ayuntamiento de Caspe han vuelto a apostar por OSTA. 

Desde OSTA, queremos agradecer a los compañeros y compañeras que conforman la Sección Sindical de OSTA en el Ayuntamiento de Caspe, por el esfuerzo y el trabajo realizado.

RASMIA 5

RASMIA 5

Este RASMIA que estás a punto de leer no es una edición más de nuestra revista. Por un lado vas a poder zambullirte en la historia de nuestra organización, justo ahora que acaba de cumplir 20 años, pero también ser testigo de eventos que han de marcar nuestro futuro y por ende el de nuestra tierra.

Dos decenios dan para echar la vista atrás y ver en perspectiva cómo hemos cambiado, como hemos crecido desde aquellos días de la primavera de 2002, en los que un puñado de personas se liaron la manta a la cabeza y asumieron el futuro sin injerencias externas, por muy incierto que este futuro pudiera parecer.

20 años en los que hemos dado prueba de nuestro compromiso con nuestro país, Aragón, de la única manera que lo sabemos hacer: defendiendo los intereses de la clase trabajadora.

Daremos voz en este RASMIA a algunas de esas personas que desde aquel 2002 militan y participan del sindicato siendo a día de hoy activos del mismo en las empresas a las que representan, pero también recordaremos a algunas que ya no están, como Carmen Murlanch, cuya chispa de inspiración y dedicación sigue viva en cada persona que alguna vez tuvo la fortuna de toparse con ella.

Pero no vamos a mirar únicamente a nuestro pasado con ojos nostálgicos y complacientes, ya que la veintena nos ha pillado con las fuerzas y los compromisos renovados para afrontar un nuevo período electoral concentrado -comenzando con el sector de la industria- en el que tenemos la seguridad de que cada vez más gente se va a sumar a nuestro proyecto, como único contraponer aragonés real en la defensa de sus intereses laborales.

Hablaremos de un momento crucial para nuestra organización con la definitiva puesta en marcha de nuestra CAJA DE RESISTENCIA como herramienta solidaria para impulsar y profundizar en nuestro modelo de confrontación. Esta herramienta, destinada a ayudar económicamente a aquellas personas afiliadas inmersas en huelgas, ha de darnos una OSTA aún más valiente, más participativa, más robusta.

Para redondear este número 5 de RASMIA, en nuestro compromiso de no perderle la cara a la actualidad, te traemos otros de los escenarios y conflictos en que estamos echando el resto, como nuestra lucha por la conciliación en contra de la apertura de comercios en festivos o el inicio de la negociación del Convenio autonómico de la discapacidad.

Así mismo tendrás artículos con algunos actos en los que participamos el pasado verano, como el acto por la reapertura del túnel de Canfranc, la manifestación del orgullo LGBT+.

.