28J. Nuestros derechos no son un juego

28J. Nuestros derechos no son un juego

Siempre ha sido compleja la relación entre el mundo empresarial y la diversidad
sexual.


Durante décadas la comunidad LGTBI ha luchado por una igualdad de derechos en
todos los ámbitos sociales, pero pocas han sido las empresas que se han posicionado
y han preferido mantener estructuras encorsetadas por miedo a adoptar políticas
inclusivas y por ello perder parte de sus intereses comerciales.
Se considera una empresa LGTBI-FRIENDLY, cuando practica políticas internas
inclusivas y de no discriminación hacia el colectivo LGTBI respecto a la plantilla,
clientela, proveedores y prensa, entre otros.
En el estado español solo tres de cada diez convenios colectivos de las empresas
tienen cláusulas que se refieran a la protección de las personas LGTBI, por tanto, el
70% de los convenios las personas de este colectivo están desprotegidas.
Para las personas Transgénero, la realidad es mucho más preocupante ya que
ninguna empresa se refiere a su protección y a sus necesidades específicas, tampoco
se adoptan medidas contra la discriminación.

Los datos una vez más lo demuestran, Según datos de 2020 de la Agencia Europea
de Derechos Fundamentales (FRA), en el estado español, el 42 % de las personas
LGTBI se han sentido discriminadas en el último año. A menudo, la discriminación se
convierte en agresión: el 8 % de las personas LGTBI en España han sido atacadas en
los últimos 5 años. Y, a menudo, esa discriminación se traslada a las aulas, dado que
más de la mitad de las personas menores LGTBI sufre acoso escolar, según datos
aportados por la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans, Bisexuales,
Intersexuales y más (FELGTBI+).
Los datos también son preocupantes en lo que respecta a la situación de las personas
trans: El 63 % de las personas trans encuestadas manifiesta haberse sentido
discriminadas en los últimos doce meses. En algunos ámbitos, como el laboral, la
discriminación es especialmente elevada: El 34 % asegura haber sido discriminadas
en este ámbito. También preocupa la discriminación en ámbitos como el acceso a la
salud y los servicios sociales (el 39 % explica que han sido discriminadas por el
personal sanitario o de los servicios sociales) o el educativo (el 37 % afirma que ha
sufrido discriminación en el ámbito escolar).
Las personas trans también presentan mayores dificultades para acceder al empleo
(un 42 % de las personas trans encuestadas afirma haber sufrido discriminación
estando en búsqueda activa de empleo) y mayores tasas de desempleo. Una de cada
tres personas encuestadas vivía con menos de 600 euros al mes y casi la mitad (un
48 %) había ejercido la prostitución. Y, en ocasiones, la discriminación se manifiesta
de la manera más cruel: el 15 % de las personas trans encuestadas ha sufrido ataques
físicos o sexuales en los últimos años.

Ley 4/2023, de 28 de febrero de 2023.

Tras la entrada en vigor de la Ley 4/2023, de 28 de febrero, para la igualdad real y
efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos de las personas
LGTBI, más conocida como “Ley Trans”, se ha conseguido un avance en medidas en
distintos ámbitos (salud, educación, cultura, ocio y deporte, familia infancia y juventud,
entre otros).
En su artículo 14 sobre igualdad de trato y de oportunidades de las personas LGTBI
en el ámbito laboral nos desglosan las medidas adecuadas y eficaces con distintos
objetivos como una creación de un distintivo que permita reconocer a las empresas
que destaquen por la aplicación de políticas de igualdad y no discriminación de las
personas LGTBI.
Además de impulsar, a través de los agentes sociales, así como mediante la
negociación colectiva, la inclusión en los convenios colectivos de cláusulas de
promoción de la diversidad en materia de orientación sexual, identidad sexual,
expresión de género y características sexuales y de la diversidad familiar y de
prevención, eliminación y corrección de toda forma de discriminación de las personas
LGTBI, así como de procedimientos para dar cauce a las denuncias.
Por último, un artículo de gran importancia, ya que nos afecta como delegadas/os, es
el artículo 15 de igualdad y no discriminación LGTBI en las empresas.
En dicho artículo, especifica que las empresas de más de cincuenta personas
trabajadoras deberán contar, en el plazo de doce meses a partir de la entrada en vigor
de la presente ley, con un conjunto planificado de medidas y recursos para alcanzar la
igualdad real y efectiva de las personas LGTBI, que incluya un protocolo de actuación
para la atención del acoso o la violencia contra las personas LGTBI. Para ello, las
medidas serán pactadas a través de la negociación colectiva y acordadas con la
representación legal de las personas trabajadoras.
Dicho contenido y alcance de esas medidas se desarrollarán reglamentariamente.

Como resumen de todo lo anterior, las delegadas y delegados de OSTA, tenemos que
luchar por la dignidad de todas las personas y plantearnos como objetivo la inclusión
en convenios y planes de igualdad, de protocolos no solo por razón de sexo, sino
también, por razón de orientación sexual o identidad de género.
Tenemos la obligación de aportar medidas a la negociación colectiva, debemos hacer
un muro de contención contra la discriminación. No solo somos trabajadoras y
trabajadores para hablar de jornadas y salarios también hemos de serlo para que se
respete nuestro derecho a la igualdad de forma que se visibilice nuestra realidad y que
todos los permisos y ventajas sociales sean extensibles a toda la plantilla
independientemente de su origen, orientación, situación personal o identidad de
género.

La negociación colectiva es clave para promover la igualdad del colectivo LGTBI

en el trabajo

Asamblea 28J; Existimos en el mundo rural

Asamblea 28J; Existimos en el mundo rural

El pasado martes, día 21 de junio, el Departamento de Igualdad de OSTA celebró la asamblea de delegados y delegadas con motivo del día del Orgullo LGTB, este año con el lema «Existimos en el mundo rural».

El manifiesto para este día fue el siguiente:

Uno de los grandes retos a los que nos enfrentamos en la actualidad es el de la “España vaciada”. La despoblación en el mundo rural es un hecho patente, y con ello vemos una pérdida de servicios médicos, educativos, culturales, etc…

Pero para las personas LGTB del mundo rural, la migración desde nuestros pueblos a las grandes ciudades es una realidad que llevamos viviendo desde hace generaciones.

Ser LGTB en el mundo rural supone una falta de anonimato que hace que, en muchos casos, perdamos hasta nuestro nombre para ser, simplemente, el “maricón” o la “bollera” del pueblo.

En este sentido, es clave una formación específica de sensibilización hacia las personas del mundo rural. Debemos de ser capaces de hacer entender que el colectivo LGTB es una realidad, y que no solo estamos en las grandes ciudades. Debemos de intentar romper con el estigma y el miedo existente hacia realidades afectivo-sexuales diversas.

Pero este trabajo no se debe de centrar tan solo en la sociedad, sino que es básico una formación específica en nuestros centros educativos, tanto para el alumnado como para el profesorado. No podemos seguir permitiendo que el “bullying” se vea como “cosa de críos”. Debemos de frenar la normalización del odio. Como sociedad no podemos permitir más suicidios de jóvenes LGTB.

En este sentido, la condena de los agentes del orden ante delitos de LGTBIfobia debe de ser contundente. Los ataques hacia personas LGTB están en aumento, y eso que los que se denuncian son solo la punta del iceberg.

Los recursos que se dediquen a la sanidad también deben de tener en cuenta la realidad de las personas “Trans”. Sus necesidadesdeben de estar garantizadas por nuestra sanidad pública, sin necesidad de que tengan que desplazarse a localidades más grandes para verse cubiertas.

Por todo esto, colectivos, instituciones y sociedad deberíamos aunar esfuerzos. No solo para que nuestros pueblos no estén vacíos, sino para que también sus armarios estén libres.

Por los que son y están y los que vendrán o volverán.

Además, contamos con la intervención de Leticia Ojeda, técnica en SOMOS LGTB+ Aragón, donde nos contó su experiencia como técnico y las necesidades del colectivo trans. Y Nuria Vázquez, compañera de OSTA con un hijo menor Trans.

Foto de la asamblea 28J
Charla con Leticia Ojeda y Nuria Vazquez
28J. Día del Orgullo LGTBI

28J. Día del Orgullo LGTBI

El próximo día 28 de junio se celebra el día internacional del orgullo LGTB, este año bajo el lema; Feminismos, igualdad y Derechos Humanos, en palabras de las diferentes organizaciones con el objetivo de “reforzar las alianzas y colaboración del colectivo LGTBI con el feminismo, impulsar la igualdad y los derechos humanos de todas las mujeres, como de las personas trans en su discurso, y promover la legislación estatal que pretende garantizarlos”.

La exclusión del mercado laboral de las personas Trans es notable, a la par que alarmante, y es que se estima que la tasa del desempleo de este colectivo es superior al 80%. Todo esto hace que las personas Trans, sobre todo mujeres y migrantes, tan solo tengan el trabajo sexual como opción válida.

Tal es así que durante las restricciones provocadas por la pandemia del COVID-19, un alto número de mujeres trans no tuvieron acceso a cuestiones tan básicas como la vivienda, la alimentación o la sanidad, quedando relegadas a la indigencia y sobreviviendo gracias a ayudas de particulares y organizaciones.

A pesar de que en Aragón contemos con la LEY 18/2018, de 20 de diciembre, de igualdad y protección integral contra la discriminación por razón de orientación sexual, expresión e identidad de género, no se ha conseguido revertir la situación de desigualdad del colectivo.

Por ello es necesario que dicha Ley se dote presupuestariamente para cumplir con su objetivo. Además, también es necesario justo y urgente que las leyes autonómicas se blinden y se protejan con una Ley Trans Estatal. No es una cuestión de capricho, es una cuestión de Derechos Humanos.

No es suficiente con una ley de cupos que cubran el 1% de plazas para dicho colectivo. De nada nos sirve esto si no se garantiza el derecho a la educación, a la vivienda, a la sanidad y, en definitiva, a gozar de, ni más ni menos, los mismos derechos y deberes que el resto de personas CIS.

Desde OSTA, debemos de mantener el compromiso con las personas trans llevando a la negociación de los convenios colectivos, de empresa y planes de igualdad donde estamos presentes artículos específicos que protejan, integren y visibilicen a dichas personas (tal y como ya hicimos en convenios como el comercio de bazares, comercio de calzado, de ópticas, entre otros).

OSTA reivindica la semana del Orgullo LGTBI

OSTA reivindica la semana del Orgullo LGTBI

Como cada mes de junio desde OSTA reivindicamos los derechos LGTBI, este año con especial preocupación, debido al aumento del odio y de las agresiones hacia el colectivo producidas en los últimos años, y es que 4 de cada 10 personas de la comunidad LGTBI han recibido insultos o amenazas durante el último año, se interponen más de 50 denuncias al mes por homofobia, bifobia o transfobia, datos alarmantes teniendo en cuenta que tan solo son unos pocos los que se atreven a denunciar.

En el estado español la lucha por los derechos LGTBI no ha cesado desde la primera manifestación a favor de los homosexuales celebrada en Barcelona en el año 1977 a la que apenas acudieron 4000 personas, y en la que se pedía la derogación de la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social que fue utilizada sistemáticamente para la represión de la homosexualidad y la transexualidad durante la última etapa del franquismo, ley que no fue derogada por completo hasta el año 1995. Cabe recordar también que no fue hasta el año 1990 cuando la OMS dejó de considerar como enfermedad la homosexualidad y el año 2018 hasta que dejó de considerarse la transexualidad como trastorno mental.

A nivel europeo el auge de partidos populistas de extrema derecha en países como Bulgaria, Polonia, Turquía, Chipre, Finlandia, Grecia, Portugal o España hacen que este dato de violencia contra el colectivo aumente hasta el 60%.

La LGTBIfobia sigue presente a nivel mundial, ya que alrededor de 70 países del mundo mantienen leyes de criminalización y hostigamiento, incluidas las que penalizan las relaciones homosexuales consentidas entre adultos, incluso otros países ser homosexual conlleva la pena de muerte. A día de hoy leyes como las del matrimonio igualitario tan sólo se reconocen en 28 países. Todo esto hace que las personas lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexuales son, a nivel mundial, objeto de torturas, violencia, persecución, asesinatos y hasta acusaciones de conducta desviada o inmoral, llegando a sufrir discriminación en el acceso al empleo, la salud, la educación y al derecho a la propia vida.

En el ámbito laboral las barreras de acceso al trabajo impuestas por las propias empresas, sumado a que muchas de las personas interrumpen de manera temprana su formación debido al acoso y rechazo que sufren en su etapa escolar nos hace encontramos con que las personas trans tienen un especial riesgo de vulnerabilidad y de exclusión social, con trabajos precarios, poco cualificados o con realización de actividades no regladas (como por ejemplo la prostitución), que les hacen vivir con escasos recursos. Esta vulnerabilidad se ha puesto más de manifiesto con la crisis derivada del COVID-19, en especial con el acceso a servicios básicos.

En el caso de lesbianas, gais y bisexuales no existe, aparentemente, dicha barrera para el acceso al mercado laboral. No obstante, el uso de “bromas” sobre la homosexualidad (“maricón, mariquita, marimacho”) sigue siendo muy extendido en los entornos laborales, sobre todo en aquellos sectores económicos más tradicionales y con menos formación.

En este sentido, exigimos al Gobierno de Aragón que se sigan dotando de recursos las leyes aragonesas de Identidad y Expresión de Género y no Discriminación para acabar de una vez con la LGTBIfobia. Es necesario que tengamos una mención específica en nuestras plataformas de negociación a la situación de acoso por LGTBIfobia tanto en los planes de igualdad de las empresas, como en los Convenios Colectivos y de empresa, en especial en el régimen sancionador de los mismos. También pedimos que se considere la LGTBIfobia como riesgo psicosocial en el ámbito laboral.

Por todo esto desde OSTA seguiremos reivindicando los derechos laborales y sociales de cualquier persona, ame a quién ame y sea como sea, porque solo de esta manera avanzaremos hacia el Aragón libre e inclusivo que queremos.

28J; Fuimos, Somos, Seremos!

Asamblea delegados y delegadas 28J

Asamblea delegados y delegadas 28J

El miércoles 26 de Junio a las 10:00 horas en el Centro Cívico Teodoro Sánchez Punter realizaremos una Asamblea de delegados y delegadas con motivo del Día Internacional del Orgullo LGTBIQ, donde se tratara el tema: Diversidad sexual en el mundo laboral.

Creemos que entender y respetar la diversidad enriquece el ambiente laboral y evita la exclusión, y que nosotros y nosotras como representantes de los y las trabajadoras debemos erradicar en los centros de trabajo.

El acto lo organiza el departamento de Igualdad de OSTA e intervendrán Urko Ferrando y Dune Solanot, también se proyectara un documental.

Como integrantes de la plataforma 28J participaremos en la manifestación que se convoca con motivo del Día Internacional del Orgullo LGTBIQ en Zaragoza y que partirá a las 20:00 horas desde la plaza de Aragón.

 ASAMBLEA DE DELEGADOS Y DELEGADAS

Día: miércoles 26 de junio de 2019

Hora: 10:00 horas

Lugar: Centro Cívico Teodoro Sánchez Punter (enfrente del sindicato)

MANIFESTACIÓN DIA INTERNACIONAL DEL ORGULLO LGTBIQ

Día: viernes 28 de junio de 2019

Hora: 20:00 horas

Lugar: Plaza de Aragón